KAMARAKA y GANEKOGORTA

MUGARRILUZE 735 m.
GOIKOGANA 702 m.
KAMARAKA 795 m.
GANEKOGORTA 998 m.





Se despierta una mañana revuelta con mucha niebla y algo de lluvia. Esto no iba a impedir una salida que llevaba tiempo meditando y que haría igualmente ya que eran muchos días sin pisar verde.
Me acompaña mi amigo Ander y su perro Oker, que traen esta vez a otro perro, Orhi.




Nuestra salida la tenemos programada en la ermita de Santa Lucía del Yermo, en Llodio.







Empezamos nuestra subida por la parte izquierda de la ermita siguiendo una especie de mojones del Cinturón de Hierro y que nos lleva hasta el camino principal de gravilla donde hay un tributo a Lobo.



Aquí tenemos una señal que nos indica varios caminos, escogemos el que nos indica Ganekogorta por la ruta de más corta, y nada más coger esa dirección tenemos dos opciones, y elegimos la de la derecha.










La subida está llena de niebla y nos es difícil ver mucho más adelante, pero vamos siguiendo los mojones, por lo que no tenemos problema en llegar a nuestra siguiente señal que nos indicará que tenemos el Goikogana a 20 minutos.




Esta señal también nos marca otra dirección que después sopesaremos.












Nos encaminamos pues a nuestras dos primeras cimas, que alcanzaremos sencillamente por el cordal. Mugarriluze y Goikogana.
La niebla es densa y apenas veíamos las cimas (la foto es de la vuelta).










Llegamos a la primera de las cimas, el Mugarriluze. Fotillos de rigor (Ander hace de fotógrafo, no quiere salir).

Mugarriluze 735 m.



























Seguimos el cordal y nos vamos a nuestro siguiente objetivo, el Goikogana. 







Buzón del Goikogana 705 m.
















Volvemos sobre nuestros pasos para llegar hasta la señal que comenté antes y elegimos la opción de ir dirección Ganekogorta. Tras unos metros de ascensión suave llegamos al Kamaraka, primer Centenario del día.








Cima del Kamara 795 m.














Decimos primer centenario del día porque miramos el reloj y vemos que es pronto. Decidimos hacer algo más, la útima dirección que habíamos tomado antes de llegar al Kamaraka era.... Ganekogorta. Pues para allí que vamos. Hacemos un leve descenso y paramos para reponer fuerzas. Nos mentalizamos de lo que nos queda por delante y retomamos la marcha hasta llegar al comienzo del ascenso.

El ascenso, al menos para mi, se hace duro, y más con el acumulado del día. En todo momento estamos vigilador por una cabra que parece estar avisando a las demás para que vean como dos pobretones sufren subiendo, jeje.

Subida al Ganeko

La niebla en el collado en intensa, y apenas divisamos la última rampa para llegar a la cima, pero tras unos minutos.... llegada!!!! Segundo Bocinero ascendido tras el Kolitza, ya sólo me quedan tres. Y segundo Centenario del día.




La placa del Ganeko señala los 998 metros que alcanza esta cima.. ¿y si nos subimos uno encima del otro? ya estaremos en los 1.000.





Mesa de orientación
Cima del Ganekogorta 998 m.




Tras una fotitos y demás toca bajar. Bocadillo a medio camino y bajar hasta el coche.

Os dejo unas fotillos del día.

Desde Goikogana


Desde Ganeko



























































































































































MONTAÑO

MONTAÑO 319 m.



Empecé a currar y ya no puedo hacer ascensiones día si y día también. Iban, que me está enseñando todo de este mundillo, se ofrece para subir una tachuela (como dice él). Nos acompañará su perro Neo, que ha visto más monte que yo. Es jueves y hay que trabajar por la tarde así que quedamos temprano. Decidimos subir el Montaño, en nuestro afán por ir tachando montes centenarios.





Salimos de la playa de La Arena dirección el Bidegorri (camino rojo, jaja) que bordea el Peñón y el Montaño, para coger un desvío a la derecha según nos indica la señal que hay.












Caminamos e Iban me va explicando truquillos y cosillas de las ascensiones, y me va enseñando como funciona un gps en la montaña (futura adquisición). Pasamos caballos y burros por el camino.













LLegamos a un collado donde se bifurca el camino, derecha al Peñon e izquierda al Montaño. Tomamos la izquierda. Seguimos andando por un estrecho camino hecho por el paso de las personas entre árboles, plantas y telarañas. hasta divisar nuestro objetivo.














Vemos una señal que nos indica que estamos ahí, a escasos minutos de nuestra cima, último repecho, para mí duro, que tras superar me hace ver que hemos llegado.


Buzón del Montaño (319 m.)























Tras una fotillos toca bajar y lo hacemos por el lado contrario, siguiendo las indicaciones del mentor y, perdiendo una birra por una apuesta. Tras bajar por una pista llegamos al Bidegorri, que no abandonaremos hasta el final del camino.

Os dejo unas fotillos del camino




















MALMASÍN

 MALMASIN 362 m.





Se levanta el día y estoy aburrido. Llamo a mi amigo Ander y decidimos dar un paseo conquistando otro monte centenario. El Malmasín. Cercanía y facilidad, así defino esta ascensión. La de veces que habré subido cerca de aquí de pequeño y nunca me acerqué a la cima.
Salimos del parking de la campa de Illumbe y nos disponemos a tomar el PR. Pequeñas rampitas y llanos fáciles de llevar.




Bordeamos el Gaztelu (250 m.) directos a nuestro destino que aparece ante nosotros.










Tras unos escasos metros último desvío.







Después tocaría subir la última pendiente formada por una especie de escalones hechos en la propia tierra. Aquí se nota el esfuerzo del día anterior. Tras pasar el último escalón llegamos a la cima.

Los figuras
Buzón del Malmasín (362 m.)





















Buzón y vértice geodésico

Tras unas fotillos bajada por el mismo camino. Os dejo unas panorámicas.



KOLITZA y BURGÜEÑO

KOLITZA 879 m. 

BURGÜEÑO 1.043 m.




Día de San Fermín. Hoy decido hacer un monte que quería hacer desde que empecé a mirar ascensiones, Kolitza.

Situado en el extremo oriental de los montes de Ordunte, el Kolitza es, junto con el Gorbeia, Oiz, Sollube y Ganekogorta, uno de los cinco montes bocineros desde los que se convocaba durante la Edad Media a las Juntas Generales del Señorío de Bizkaia, las cuales se celebraban al menos cada dos años. En estas emblemáticas y privilegiadas cimas se encendían hogueras y se hacían sonar bocinas para que los junteros de cada merindad acudieran a congregarse en torno al viejo roble de Gernika.

Para ello me desplazo hasta Balmaseda, al barrio de Pandozales, donde dejo el coche, preparativos previos y comienzo de la subida.

Comienzo de la ruta


Primer desvío
Empiezo a ascender por un camino asfaltado unos pocos metros hasta encontrarme un desvío a la derecha señalado por una piedra escrita.







El camino no tiene pérdida, solo hay que seguir las marcas rojas y blancas del GR por un bosque de robles y pinos hasta desembocar en una pista de gravilla y girar a la izquierda.

Collado Campo del Espino


Desde aquí ya se ve claramente mi destino. Estoy en el Collado Campo del Espino, a 569 m. de altitud.







Desde aquí hay dos opciones, seguir la pista de grava (por la que bajaré) o iniciar una subida monte a través, bastante más exigente que la pista de grava.
Así pues cojo la opción más exigente por un camino de escaleras hasta desembocar en una fuente donde, claro está, será el pimer punto de avituallamiento. La fuente parece estar avisando de lo que queda por delante, así que a prepararse.

Fuente Kolitza
Escaleras














Empezamos el tramo duro que comienza a la izquierda de la fuente, y tras un ratito de sudores y pequeñas paradas para tomar aire llego a mi destino, el Kolitza. Tengo que decir que aquí alcé el puño, era mi meta, mi conquista deseada y lo había conseguido.
Placa y buzón del Kolitza
Kolitza 879 m.
























En la cima hay una pequeña ermita medieval levantada en honor a San Roque y San Sebastián con el vértice geodésico.

Dejo unas fotos.

Tras comer y beber algo observo dos montes cercanos, tan cercanos que empiezo a preguntarme si podría hacerlos en ese mismo día. Tras un tiempo mirando, descubro que son el Terreros y el Burgüeño, este último es Monte Centenario.




Como mi descenso empiezo a los pies del Terreros, bajo hasta el área recreativa que allí se ecuentra y veo esta señal que indica el tiempo hasta la cima del Burgüeño pero... rodeando el Terreros.





Pienso y decido empezar el camino dejando a un lado el Terreros y encaminarme hacia lo que será mi primera cima de más de 1.000 metros.
Atravieso un camino boscoso y algo embarrado que me lleva a espacio abierto desde el que se ve mi destino.





Tras un rato de camino llano empieza la subida. Pensé en abandonar la subida, el calor y el cansancio empezaban a hacer mella y miraba hacia arriba y veía que el camino no acababa pero.... ya estaba ahí, no podía dejarlo ahora.

Seguí subiendo, giré a la izquierda y me encaminé hacia la penúltima rampa, ya estaba. Medio trepé la última, acortando el camino y llegué a mi destino. ¡¡¡¡¡Primer monte de más de 1000 metros!!!!!
Arriba una pareja me felicitó, a sabiendas de que llevaba más bien poco haciendo cimas. Fotillos de rigor, una mirada al paisaje y ver que uno no puede rendirse tan cerca de la meta.

Cima del Burgüeño 1043 m.






      Varios buzones de la cima








Tras tomar un pequeño descanso inicio el camino de vuelta por el mismo sitio hasta el Kolitza. Aquí decido erroneamente bajar por el camino de gravilla que antes no escogí para subir. Se hizo eternooooooooooo!!!!!. Tras una hora de descenso aproximada llegada al coche. Día completo.





MANDOIA

MANDOIA 637 m.





El día 5 de Julio me decido por hacer cumbre para celebrar mi nuevo contrato laboral, y decido dirigirme a Zeberio para ascender el Mandoia, otro centenario.

Punto de partida




Aparco el coche en el parking detrás del ayuntamiento y tras caminar un poco empiezo la subida.





Hay que pasar por varios barrios con un puñado de casas hasta que te encuentras con una señal que te indica Zeberiogana (barrio situado más arriba), asi que para allí que vamos.




Tras una larga subida bosque a través, desemboco en una carretera de asfalto/grava con la señal que seguiremos.





Sigo el único camino posible empezando a zigzagear, el camino es sencillo pero infinito. Tras unos kilómetros llego a un cruce con 4 opciones. Miro la señal y veo que me queda poco para mi meta. Cojo el camino de la derecha según las indicaciones. A penas medio kilómetro más y aparece otra señal que se sale del camino de grava a la izquierda e indica que queda un kilómetro para llegar al final. Un último esfuerzo para llegar.

Cima del Mandoia (637 m.)
En la cima (vértice geodésico y buzón)
































La paz que se respira aquí es indescriptible. Bocadillo y lata y a descender. Bajo por el mismo camino que ascendí hasta el coche.

Os dejo panorámica desde la cima